Nueva entrevista de Eminem y Paul Rosenberg

Lee esta interesante entrevista completamente en español.

Eminem y su manager Paul Rosenberg, nuevo presidente de Def Jam, han concedido una interesante entrevista para Billboard, acompañada de nuevas fotos. En ella hablan sobre como se conocieron, lo duros que fueron los inicios, y Eminem acaba diciendo está escribiendo canciones actualmente. Aquí te la dejamos completamente traducida al español.


¿Cómo describiríais vuestra dinámica?

Paul Rosenberg: empezamos a trabajar juntos oficialmente en el año 1997, así que este es el vigésimo año. Son 20 años juntos en el negocio y siendo amigos.

Eminem: 20 años de infierno. [Risas.]

Rosenberg: Hay momentos serios e intensos y hay otros que son alegres, y, me atrevo a decir, juvenil.

Eminem: Te atreves a decir.


¿Cómo os conocisteis?

Rosenberg: Cuando estaba en la facultad de derecho en Detroit, solía ir a este lugar llamado Hip-Hop Shop, que estaba en 7 Mile Road. Era una tienda de ropa que se convertía en un lugar de batallas y freestyle los sábados. Un día Proof me llevó aparte y me dijo: “Oye, quiero que te quedes después de la batalla para que puedas ver a mi hombre“. Proof quería que le echase un vistazo porque sabía que mi objetivo en la facultad de derecho era convertirme en un abogado de la industria musical, y me miró como alguien que podría ayudar a los artistas de la comunidad local a establecer conexiones después de que me graduara y comenzara una carrera. Así que me quedé y él echó a todos del local, y llegó este tipo…

Eminem: Había dejado de rapear durante probablemente seis o siete meses. Simplemente me sentía como si realmente no fuese a ir a ninguna parte. Estábamos viviendo en el ático en la casa de la madre de Kim, que habíamos convertido en una habitación. En aquel entonces no sabía nada de de Proof desde hacía tres meses. Sabía que todavía estaba haciendo lo suyo; no sabía hasta el extremo, que estaba al nivel en que estaba. Pero Proof me llamó y me dijo: “Sí, escribe algo, ven mañana y dilo, y si no te gusta no tienes que volver a hacerlo”. Había como 10 o 15 personas. No recuerdo haberte conocido ese día.

Rosenberg: Recuerdo que apareciste con Kim [Mathers, ahora Scott. Llevabas puesta esa sudadera blanca.

Eminem: Sí, esa que siempre usaba. [Risas]. Rapeé y tuve una buena reacción, y desde ese momento comencé a escribir de nuevo.

Rosenberg: Unos meses después, sacaste Infinite, que te compré el casete por seis dólares. Y así es como nos conocimos.


¿Qué los llevó a trabajar juntos?

Rosenberg: Pensé que tenía mucho talento, pero en ese momento no había descubierto quién era todavía como artista. Intentaba sonar como otras personas, como Nas.

Eminem: No intentaba sonar como otras personas, lo hice. [Risas.] Era una mezcla entre AZ, Nas, Souls of Mischief, Redman, todo el gran hip-hop que había salido en ese momento.

Rosenberg: Me mudé a Nueva York y comencé a estudiar para el examen y me mantuve en contacto con todos los de la escena musical de Detroit. En un momento dado, un amigo me llamó y me dijo: “Debes escuchar las cosas nuevas que está haciendo Eminem”. Así que obtuve su número, lo llamé y le pedí que me lo enviara. Agarré el cassette, lo escuché y quedé realmente impresionado. Me di cuenta de que había encontrado su voz; dejó de ser tan consciente de sí mismo y consciente de lo que estaba diciendo y de cómo lo decía, y sonaba como alguien, a falta de una mejor descripción, a quien le importaba una mierda todo. Y realmente se encontró en la música. Así que lo llamé y le pregunté si podía representarlo. Así es como comenzó; Yo era su abogado musical.

Eminem: Y luego yo hacía viajes de ida y vuelta con amigos a Nueva York.

Rosenberg: Sí, y así es como la amistad comenzó a crecer. Ninguno de nosotros tenía dinero, así que literalmente durmió en mi sofá y lo descubrimos. Y cuando dices que golpeamos el pavimento, literalmente golpeamos el pavimento, porque una vez más, no podías enviar cosas electrónicamente. Tuve que ir, literalmente, a clubes con un montón de discos y entregárselos a los DJs y ponerme frente a Stretch Armstrong, Tony Touch y Clark Kent, como “Hola, soy Paul, quiero que veas a Eminem”. Y hasta el día de hoy, tengo relaciones con estos tipos, y los conocí al entregarles los discos. No quiero sonar como el viejo recordando y sintiendo nostalgia, pero ese tiempo de cara, esa conexión humana, es difícil de reemplazar. Y creo que hay valor en eso, y lo extrañamos hoy.


¿Qué anécdotas de aquel entonces recordáis ahora?

Eminem: Recuerdo que estaba grabando con The Outsidaz, solo escribía rimas. Estaban en el vídeo “Cowboys”, de The Fugees y cosas así, por lo que estaban empezando a tener una gran audiencia. Me dejaron abrir con ellos un show de Wu-Tang Clan.
Rosenberg: Fue en Staten Island en Park Hill Day en el Park Hill Projects, lo hacían todos los veranos. Los Outsidaz se presentaron, y luego cuando Wu-Tang apareció hubo una gran pelea y Method Man saltó desde los altavoces a la multitud. Creo que alguien disparó un arma en el aire y comenzó una estampida; Marshall me miró, lo miré, y uno de nosotros gritó: “¡Corre!” [Ambos se ríen.] Hubo otro momento en el que yo vivía en Jersey City y tuve un montón de compañeros de cuarto, pero teníamos una zona de loft en el departamento donde tenía un sofá y un televisor, y ahí es donde Marshall dormía.

Eminem: Tenías cucarachas del tamaño de un puto ratón. Dormí en esa habitación, donde el colchón estaba en el suelo, y me desperté por la mañana y escuché la cucaracha antes de verla. Nunca vi una cucaracha tan jodidamente grande en mi vida. Era como un humano. Y cuando la pise, gritó. [Risas.] Fue como, “¡Ahh! ¡Me mataste! Staaahp!”

Rosenberg: Eso fue en mi departamento de Queens; eran cucarachas de Nueva York, eran mucho más duras. [Risas.] Pero estoy hablando después de eso. Esto fue un poco mejor; Todavía tenía cuatro compañeros de cuarto, pero no había cucarachas, y estaba en Jersey City. The Slim Shady LP estaba a punto de salir, y acabábamos de terminar de filmar el video “My Name Is”. Todavía era pobre, todavía dormía en el sofá. Tuvimos el canal MTV encendido, y ellos pasaron el vídeo. Esa fue la primera vez que lo habíamos visto en la televisión. Pensamos que era eso: “Oh, Dios mío, salimos de aquí”.

Eminem: No sé si pensé eso, pero de seguro pensé, “¿Realmente está sucediendo esto?” Fue tan surrealista que estuve en una nube todo el tiempo. Creo que caminamos hacia ese muelle o algo así como “No puedo creer …”. Casi me había pasado tantas veces que era casi como: “Esto tiene tiene que ser demasiado bueno para ser verdad “.


¿Hubo un momento en el que os disteis cuenta de que lo habíais logrado? ¿Es esa una sensación? 

Eminem: Quiero decir, mierda … Cuando fuimos a la oficina de Interscope y Dre entró, eso fue una locura. Cuando estaba rapeando en casa de Dre, en el estudio que tenía en su casa, el primer día hicimos tres o cuatro canciones en un par de horas. Sabes, fue una de esas cosas en las que traté de no hacerme ilusiones solo para no llevarme otra decepción más, o lo desechasen o algo por el estilo. Entonces no sé. No sé como fue ese momento.

Rosenberg: es difícil de precisar. Creo que hubo una serie de eventos en los que se ven estos aspectos destacados: firmar el acuerdo, ir a L.A. para trabajar con Dre y Snoop Dogg en el estudio, entregar grabaciones, vídeo en MTV, portada de Rolling Stone, ir de gira, TRL…

Eminem: Recuerdo, acababa de firmar un contrato y estábamos yendo y viniendo de L.A., y mi madre tenía este trailer en Detroit. La gente sabía que yo estaba en ese trailer, porque jugaba al baloncesto en un parque cercano. Pero cuando pusieron dos y dos juntos, simplemente empezaron a llamar a la puerta constantemente. Fue justo después de que salió el vídeo. Y me estaba enojando [Risas.] Como, “Aw, joder. Supongo que esto está sucediendo”.


¿Cómo ha evolucionado vuestra amistad?

Eminem: solo lo odio más. [Rosenberg se ríe.] Hemos pasado por un montón de altibajos: lanzamientos de álbumes, mi sobredosis…

Rosenberg: Beefs, vidas y muertes. Normalmente se enfada porque desapruebo algunas de sus letras sus letras después de grabar, y él dice: “Oh, genial, ¿ahora me lo dices?”

Eminem: En The Marshall Mathers LP, en una canción llamada “Who Knew”, dije: “Entonces, ¿quién trae las armas en este país? / No pude pasar una pistola de plástico por la aduana de Londres”. Lo que quise decir fue, ¿quién trae las armas ilegales en el país?. Esto es como un jodido cinco años después, él cita la frase: “Entonces, ¿quién lleva las armas a este país?” – y luego, su ad-lib: “¡Los hacen aquí!” [Risas.] Y me quedo como, ¿de verdad? ¿No me dijiste eso en ese momento? ¡Gracias! Él disecciona y separa mi mierda todo el tiempo. Al igual que el resto del mundo.

Rosenberg: me gusta meterme contigo en esas cosas. Puedo ser bastante crítico. ¿Cuál es tu cosa favorita para burlarte de mí? “Oh, mírame, señor Big Shot Manager”?

Eminem: Bueno, ahora estás haciendo grandes cosas. Oye, no olvides a las personitas en tu camino hacia la cima.

Rosenberg: Siempre serás el hombrecillo para mí.


Quiero hablar sobre el álbum. ¿Cuándo entró en juego el concepto de “Revival”?

Rosenberg: Había una canción que había sido enviada a Marshall que tenía un coro realmente increíble e inquietante con una melodía realmente pegadiza, y siempre nos aferramos a ella porque se nos quedó grabada en la cabeza. Y unos años más tarde, cuando estábamos revisando las pistas de este álbum, volvimos a encontrarlo y Marshall dijo: “¿Saben qué? Voy a tratar de escribir algo sobre esto”. Y en algún momento, descubrí que la mujer que se interpretaba el coro, a la cual no conocíamos, había fallecido durante este período de tiempo. Su nombre de grupo era Alice and the Glass Lake. Así que Marshall había dicho que tal vez deberíamos hacer algo con esto, y dadas las canciones que tenía en ese momento, parecía que tal vez era un tema que podía ordenar el hilo de cosas juntas. La canción se llamaba “Our Revival”.


Paul, ¿cuán involucrado estás en el proceso del álbum?

Rosenberg: Normalmente no voy al estudio hasta que hay una razón para que vaya allí. Pero, a lo largo del proceso, cuando Marshall llega a un lugar donde se siente cómodo enseándome algo para mí, me lo pondrá. Pero hará lo mismo con Rick Rubin y lo mismo con el Dr. Dre y algunas personas de Interscope a veces. Todos damos nuestra opinión y decimos lo que nos gusta y lo que no nos gusta.

Eminem: Paul siempre me dice lo que no quiero escuchar. Pero debo respetarlo, porque no es un trabajo fácil. Cuando hay cosas en las que puedo llegar demasiado lejos, sea lo que sea, él es el tipo que está ahí para darme la verdad. Por lo general, cuando nos ponemos de acuerdo y acordamos algo, es cuando sentimos que algo está listo para salir.


Quiero hablar de letras, pero quiero empezar hablando de política. ¿Dónde estaban ustedes en la noche de las elecciones?

Eminem: viendo la televisión con incredulidad. Estaba en mi sótano, hablando por teléfono con amigos como “va a ganar”.

Rosenberg: Vi los resultados llegar temprano y tuve esperanzas. Pensé que Trump iba a ganar. Hubo mucha apatía de los votantes, y no fue bueno. Eso realmente me hizo sentir que la gente no iba a salir lo suficiente.

Eminem: Lo llamé solo por los mítines que estaba teniendo cuando comenzó a correr. Porque solo viendo el impacto que tiene, fueron fanáticos. Hay algo que decir acerca de la persona que realmente sintió que él podría hacer algo por ellos, y él simplemente jodió a todos. Sé que Hillary Clinton tenía sus defectos, pero ¿sabes qué? Cualquier cosa hubiera sido mejor que Trump. Un jodido maldito hubiera sido mejor como presidente. Cuando saqué “The Storm”, sentí que a todos los que estaban con él en ese momento no les gustaría mi música de todos modos. Obtuve la comparación con la corrección no política, pero aparte de eso, somos polos opuestos. Hizo que estas personas sintieran que realmente iba a hacer algo por ellos. Es jodidamente repugnante lo divisivo que es su lenguaje, la retórica, la mierda de Charlottesville, simplemente mirándolo hablar, “No puedo creer que él esté diciendo esto”. Cuando estaba hablando de John McCain, pensé que había terminado. Estás jodiendo con veteranos militares, estás hablando de un héroe de guerra militar que fue capturado y torturado. Simplemente no importaba. No importa. Y eso es algo horrible para mí.


¿Te sorprendió la reacción a “The Storm”?

Eminem: Sí y no. Sabía que obtendría una reacción, obviamente; eso es por lo que hago rap. Pero de dónde venía en ese freestyle era un lugar genuino de mi corazón.  Lo odio profundamente. No me gusta el tipo.

Rosenberg: Cuando lo escuché, supe que habría opiniones encontradas. Pero para eso estoy: para obtener reacciones de las personas a través del arte. Prefiero que algo se polarice más que las personas que no se preocupan por eso.


Después de lanzar “The Storm”, hubo una reacción de una parte de fans que eran partidarios de Trump; te referiste a eso en el remix de “Chloraseptic” que acabas de publicar. ¿Hubo alguna consideración sobre abandonar lo de ir a por Trump en el álbum, sabiendo que podrías perder fans en el proceso?

Eminem: Al final del día, si perdo la mitad de mi base de seguidores, que así sea, porque siento que defendí lo que estaba bien y estoy en el lado correcto en esto. No veo cómo alguien puede ser de clase media, destrozándose el culo todos los días, de sueldo a cheque, y piensa que ese puto multimillonario lo va a ayudar.


Cuando sacaste el álbum, ¿cómo te sentías? ¿Ibas a Twitter para ver la reacción?

Eminem: Quiero decir, no estoy haciendo eso.


¿Ninguna cuenta secreta de Twitter?

Eminem: Sí, claro. [Risas.]

Rosenberg: Tiene que haber algo de ansiedad, ¿verdad?

Eminem: obtienes todo tipo de sentimientos. Creo que hay cosas que aprendemos de cada álbum, y creo que hay cosas que se pueden quitar de este álbum y la reacción al mismo. ¿Había demasiadas canciones? ¿Había demasiadas características? Hubo ciertas canciones como “Tragic Endings” y “Need Me” donde sentí que líricamente le daría al oyente un segundo para respirar. Paso mucho tiempo escribiendo cosas que creo que nadie entiende. No sé si todo el mundo sigue a Genius e intenta buscar significados.


Paul, te estas apoderando de Def Jam. ¿Qué significa eso para Shady Records?

Rosenberg: Lo que pasa con Shady Records es que es la marca de Marshall en muchos aspectos. Las cosas que firmamos y publicamos deben encajar en su mundo. Nunca se suponía que fuera más que una disquera, y es por eso que siempre lo mantenemos pequeño. Mientras Marshall quiera firmar y desarrollar talento y liberarlo, entonces Shady va a existir.


Marshall, ¿cómo encuentras nuevos artistas? ¿En internet?

Rosenberg: Él tiene un iPad ahora.

Eminem: siempre miro lo que es el clima.

Rosenberg: Él me pone en cosas que a veces no había escuchado. No había escuchado el disco “Man’s Not Hot” [de Big Shaq] hasta que me lo contó.

Eminem: es genial. Siempre estoy mirando lo que todos están haciendo. Me considero mucho más en sintonía de lo que mucha gente piensa.


Con internet, parece que se ha bajado el listón para convertirse en un rapero exitoso. ¿Estás de acuerdo?

Eminem: depende. Creo que raperos como J. Cole y Kendrick Lama y Joyner Lucas rapean para ser el mejor rapero. Eso es todo lo que siempre intenté hacer yo. Puede que algunas personas no se preocupen por ser las mejores y solo sepan cómo hacer buenas canciones, y algunas personas hacen canciones de mierda. [Risas.] Sin embargo, el hip-hop siempre está evolucionando, y eso para mí es lo más importante de estar a tono con lo que está sucediendo.

Rosenberg: Creo que no es tanto que la calidad haya disminuido, sino que el hecho de que se puedar publicar tu música y todo el mundo la vea y escuche inmediatamente ha eliminado la barrera de entrada. Así que puedes publicar cosas que, quizás antes, no hubieras tenido la capacidad de hacer que la gente escuchara porque probablemente no era lo suficientemente buena.

Eminem: El mercado está tan sobresaturado en este momento que ha acortado la vida útil de los temas; está aquí por un día, luego se fue. Te despiertas y la gente dice, “Bien, ¿qué vas a sacar ahora?” ¿Qué piensas, que hice mi álbum anoche?


¿Cuáles son vuestros objetivos este año?

Rosenberg: Tengo que encontrar la manera de equilibrar mi trabajo como gerente, mi papel con Marshall en Shady Records y la gran responsabilidad de Def Jam. Si descubro ese equilibrio, creo que todo estaría bien, porque estoy seguro de que puedo hacer el trabajo. Solo tengo que encontrar la combinación correcta de tiempo, energía y concentración para poder hacerlo todo y seguir siendo un ser humano y tener una familia.

Eminem: No sé cuál es esa respuesta para mí en este momento. Todavía estoy en modo escritor.

Fuente Billboard
También podría gustarte

Deja una respuesta